“Y Julia retó a los dioses”

Estoy impactado, transportado al Olimpo, y me cuesta mucho escribir, la última novela de Santiago Posteguillo,  Y Julia retó a los dioses, tiene la culpa.

Como todas las novelas del autor, las críticas son muy buenas, tiene una valoración de 8,05 en quelibroleo y de ,52 en Goodreads (para mi gusto, esta vez, un poco bajas)

La sinopsis oficial del libro dice lo siguiente: “Mantenerse en lo alto es mucho más difícil que llegar. Julia está en la cúspide de su poder, pero la traición y la división familiar amenazan con echarlo todo a perder. Para colmo de males, el médico Galeno diagnostica que la emperatriz padece lo que él, en griego, llama karkinos, y que los romanos, en latín, denominan cáncer. El enfrentamiento brutal entre sus dos hijos aboca la dinastía de Julia al colapso. En medio del dolor físico y moral que padece la augusta, cualquiera se hubiera rendido. Se acumulan tantos desastres que Julia siente que es como si luchara contra los dioses de Roma. Pero, en medio del caos, una historia de amor más fuerte que la muerte, una pasión capaz de superar pruebas imposibles emerge al rescate de Julia. Nada está perdido. La partida por el control del imperio continúa.”

¿Cuál es mi opinión del libro?

Este es el segundo libro de Santiago Posteguillo dedicado a la figura de Julia Domna, en el primero fuimos espectadores de cómo, con su gran astucia y habilidad, ayudo a su marido a derrotar a todos sus enemigos (Cómodo, Pértinax, Juliano, Nigro y Albino), hasta que se convirtió en emperador, pero ella quiere más, siempre a querido más, quiere fundar una dinastía que perpetúe el poder.

No va a ser fácil, tiene muchos enemigos entre los mortales, y también entre los inmortales.

Entre los primeros se encuentra Pluciano, jefe del Pretorio y amigo de la infancia de Severo, que con una ambición desmesurada no se conforma con el poder que tiene a las órdenes del emperador. Pero el principal obstáculo entre los mortales no está fuera de la familia, sino dentro, y son sus hijos, por ello el subtitulo del propio libro “Cuando el enemigo es tu propio hijo…, .¿existe la victoria?”.

Pero eso no es todo, la diosa Vesta, descontenta con la quema de su templo durante las escaramuzas con Cómodo, suceso del que culpa a Julia, pero sobre todo por el hecho que los emperadores no son de Roma y la emperatriz adora a sus dioses foráneos, solicita al Jupiter que tome medidas drásticas contra ella. En el Olimpo no hay una única visión, unos dioses están a favor y otros en contra, y al final deciden enviarle a la emperatriz cinco pruebas, y el resultado de las pruebas será el que defina el futuro de Julia.

Las pruebas no son fáciles de superar: traición, fratricidio, locura de Antonino, levantamiento contra el Cesar, cancer, será capaz la emperatriz de vencer a los mismos dioses?

De muy fácil lectura, la historia fluye, las tramas se van superponiendo, las conspiraciones avanzan, y de vez en cuando aparecen los Dioses para introducir nuevos elementos, incrementar la intriga y dinamizar el relato.

Como en cualquier libro de Posteguillo, se nota la gran labor de documentación, rigurosa, pero a la vez detallada de forma amena, lo que permite al lector aprender un poco (o un mucho) sobre los episodios que relata.

Los acontecimientos son narrados por Galeno, el médico imperial, con lo que el autor puede introducir temas relacionados con la anatomía y la peste (viruela). Hasta en la nota histórica del final del libro hay aporte de datos interesantes, como por ejemplo el origen del término “vacuna”.

Obra magistral, de imprescindible lectura, diferente al resto de obras del autor ya que en esta ha llevando las luchas de poder a un nivel superior, implicando también a los dioses. La única pena es que aquí se acaba el viaje de Julia, no habrá un tercer libro.

Frases que me han gustado:

“El que resiste gana, el que gana vive”

“Nuestras mentiras nos persiguen toda la vida, y al final, siempre nos encuentran”

“Habéis encontrado el medio de repartir la tierra y el mar. Y es cierto que el Ponto separa los continentes, pero ¿cómo ibais a repartir a vuestra madre? ¿Y cómo, mísera de mí, sería yo partida y distribuida entre cada uno de vosotros? Matadme, pues, y que cada uno separe su parte y la entierre en su territorio. Así también sería yo dividida entre vosotros, lo mismo que la tierra y el mar.”

“Es importante saber cuándo hablar, pero es mucho más importante saber cuándo callar.”

“¡No me detendrá ni la muerte! ¡Conseguiré la victoria aunque para ello tenga que luchar desde el reino de los muertos!”

“Yo…, Julia…, gobernaré Roma… desde mi tumba.”

“El poder político siempre piensa que es conveniente prohibir muchas lecturas, muchos pensamientos, muchas reflexiones.”

Resumen del libro (contiene spoiler):

Año 197, la familia imperial esta en Asia, en la campaña de Partia, 197 dC Pluciano quiere el poder máximo, para ello pretende ir dejando al emperador sin apoyos, soborna a uno de los soldados (Opelio Macrino) para que asesine a Julio Leto, legado de la primera legión y uno de los amigos incondicionales de Severo

Después de Partia van a Egipto, donde visitan la tumba de Alejandro, las pirámides,… y mientras están de viaje por el Nilo se declara una epidemia de peste (viruela) en el ejército, Galeno la sofoca con pocas bajas, pero Pluciano aprovecha para hacer desaparecer a Quinto, un oficial que Severo a nombrado como segundo jefe de pretorio para reducir el poder de Pluciano, sin que nadie sospeche de él, excepto Julia. La guerra entre Julia y Pluciano está servida.

Pluciano consigue que Severo apruebe el matrimonio entre sus hijos, para fortalecer los lazos de las dos familias, a pesar de la oposición de Julia. Esta vez Julia no consigue evitarlo pero convence a su hijo Antonino que no consuma el matrimonio. La noche de bodas, Antonino viola a su prima Sohemias, lo que hace que Julia y su hermana Maesa se separen.

Entrada triunfal en Leptis Magna, ciudad natal del emperador, donde hay más estatuas de Pluciano que del propio emperador, vuelta a Roma y muerte de Geta, hermano mayor del emperador a los 70 años. Aunque no pueda demostrarlo Julia está convencida que la muerte no ha sido natural.

Julia, preocupada por las interferencias de Pluciano, inicia una conjura para acabar con su vida, los hechos tienen que acaecer en menos de un mes. Han pasado 3 años de la boda de Antonino y de la fatal noche. La conjura sale como Julia había previsto y el jefe del pretorio es asesinado.

Se vislumbran dos problemas, el primero la maldad de Antonino y el segundo los que celos de Geta siente por su hermano. Dos años después de la muerte de Pluciano, en el Circo Máximo va a celebrarse una carrera de cuadrigas muy especial, ya que en ella van a competir dos césares, solo uno de ellos podrá ganar.

Campaña en Britania contra los caledonios, que han tomado el control de la tierra entre el muro de Adriano y el muro de Antonino Pio. Antonino acompaña a su padre Severo en la campaña y Geta se queda con su madre en la retaguardia asumiendo las labores de logística, intendencia y administración de los asuntos del Imperio

Severo convoca a Alexiano a Britania para reforzar el ejercito y Maesa viaja con él. Las dos hermanas se reencuentran, no se habían visto desde la noche de la violación.

Severo sufre “severos” ataques de gota, pero solo hace caso a Galeno y se comporta bien mientras le duran los ataques, cuando ya no los tiene come y bebe en exceso (tal como haría muchos años después el emperador Carlos V, que sufriría también del mismo mal).

El augusto Severo sufre un envenenamiento, tiene que ser alguien muy próximo, Julia, después de unas discretas averiguaciones está convencida de que Geta lo ha orquestado todo. Finalmente, el 4 de febrero del 211, el cesar Severo fallece.

Los coemperadores deciden partir el Imperio en dos, para Antonino occidente, y oriente para Geta. La participación no es equitativa, pero es una participación. La divina Julia no se lo permite, les obliga a descartar la idea, a no ser que primero la maten a ella. Con la ayuda de algunos senadores, Geta selecciona y compra un grupo de pretorianos para que maten a su hermano. La conjura no sale bien, Quinto Mecio logra llegar a tiempo y salvar al augusto, quien se va presto a las habitaciones de su hermano para vengarse y acabar con el. Solo Julia puede evitarlo, pero esta vez, ni usando su cuerpo como escudo lo va a conseguir, Geta muere y ella resulta herida de gravedad.

Una fuerte purga cae sobre los que han dado soporte a Geta, la furia y el odio es tal que el emperador pide al senado un damnatio memoriae, es decir, que se elimine de cualquier registro público la mención de su hermano, a la vez que hace retirar las monedas con su efigie y destruir todas las estatuas, pero esto va en contra de los planes de Julia, que necesita que Geta, igual que Severo es su momento, sea divinizado.

Antonino se va al norte, a calmar la situación en la frontera germana, donde demuestra una gran destreza militar, pero también una furia y una rabia desmesurada. Las tropas, debido a una indumentaria que pasa a utilizar, le ponen el apodo de Caracalla

“Caracalla podía haber violado a su prima, asesinado a su hermano, herido a su madre, rozar la locura o, directamente, haber perdido la razón, pero como imperator en campaña militar, como líder de las legiones, era épico en el combate. Los tribunos lo admiraban, los oficiales lo respetaban, los legionarios lo idolatraban.”

Un tiempo después, estando en Alejandría preparando una expedición para ir a Partia, se produce una pequeña insurrección, Caracalla reacciona de forma desproporcionada y asesina a 10.000 jóvenes alejandrinos, pero no contento con ello pretende exterminar a todos los hombres de la ciudad. Una vez más Julia convence al emperador para que no lo haga, aunque esta vez el precio es un poco elevado, ya que acaban cometiendo incesto.

Julia quiere evitar una nueva guerra con Partia, y para ello propone una boda entre su hijo Antonino y Olennieire, la hija de Artabano V. La boda implicaría, además de la paz definitiva con Roma, y la posibilidad de establecer una dinastía común,  acabar con el alzamiento de su hermano Vologastes y la rebelión de los Sasánidas. Pero una vez más Antonino desbarata los planes de Julia, y en la fiesta anterior a la boda, ataca a Artabano y a su séquito, asesinando a su hija. Se produce una gran masacre y toman Cesifonte, aunque Artabano puede escapar. En la toma de la ciudad, impidiendo que los partos cierren las puertas, muere Mecio, el amante de Julia.

Con la traición de Antonino, se desata una vez más la guerra entre Partia y Roma. El Rey de reyes consigue formar un gran ejercito para enfrentarse a las legiones romanas.

Macrino substituye a Mecio como segundo jefe del pretorio. La emperatriz no está contenta con este nombramiento ya que Macrino fue intimo de Pluciano, y le envía una carta al emperador para que este actúe en consecuencia. La carta nunca llega a manos de Antonino, Macrino la intercepta y decide “tomar cartas” en el asunto.

Antonino es salvajemente asesinado a manos de uno de los soldados de su guardia, siguiendo las órdenes de Macrino. Para no dejar al ejercito descabezado en plena guerra con Partia, las legiones le eligen a él como nuevo emperador. Raudo solicita la confirmación del cargo al senado.

Mientas en Nibisis está teniendo lugar la crucial batalla entre partos y romanos, en Antioquía Julia decide quitarse la vida, ya no puede soportar más los dolores del cáncer de mama, pero antes ha conseguido poner una legión en contra de Macrino y preparar su arma secreta, el hijo que Sohemias tuvo como consecuencia de la violación, es un calco de su padre Antonino. Si todo sale según sus planes, él será el próximo emperador.

Después de tres días de intensa batalla, con innumerables muertos en ambos bandos, Macrino propone la paz a Artabano, y para conseguirla le ofrece una gran suma de dinero, 200M de sestercios, un dinero que no es suyo, ya que son los atrasos de la paga de las legiones del último año.

Mientras Macrino esta con sus tropas en Edesa, retirándose de Patria, la tercera legión se amotina y nombra emperador a Sexto Avito Vario Basiano, hijo de Antonino, con el nombre de Marco Aurelio Antonino Augusto

Están en Asia y allí la familia de Julia Domna siempre ha tenido muchas influencias. Poco a poco el levantamiento va calando entre las legiones, y Macrino va quedando acorralado, intenta una huida a Roma, pero la enorme cantidad de dinero que el nuevo emperador ofrece por la cabeza de Macrino encuentra a un ejecutor en una de las postas del camino, y el emperador muere asesinado.

Al final a instancias de su nieto, el nuevo emperador, en 21O dC Julia fue deificada. Julia retó a los dioses… y ganó!!!

Sobre el autor:

Santiago Posteguillo nació en Valencia, España, en 1967. Estudió Literatura Creativa en la Universidad de Denison, en Granville (Ohio), Estados Unidos y lingüística y traducción en Gran Bretaña. Es profesor titular de Lengua y Literatura Inglesa en la Universitat Jaume I en Castellón. Fue director del Instituto Interuniversitario de Filología Valenciana. 

Ha alcanzado un gran éxito, gracias a sus novelas ambientadas en la antigua Roma. Según él mismo ha relatado, su interés por ese periodo histórico nació cuando visitó la capital italiana con sus padres con seis años.

En 2006, publicó su primera novela, Africanus, el hijo del cónsul  (2006), primera parte de una trilogía que continúa con Las legiones malditas (2008) y La traición de Roma (2009), en la que reconstruye la figura de Publio Cornelio Escipión, que salvó a Roma al vencer a su más feroz enemigo hasta la fecha, Aníbal de Cartago. Estas novelas consiguieron un importante éxito, atrayendo a miles de lectores.

En 2011 inició una segunda trilogía de ficción histórica, con un nuevo protagonista: Trajano, el primer Emperador de origen hispánico, formada por Los asesinos del emperador (2011), Circo Máximo (2013) y La legión perdida (2016).

En 2018, le fue concedido el Premio Planeta, el más famoso de las letras hispánicas, por Yo, Julia, dedicada a la emperatriz Julia Domna, uno de los personajes más controvertidos y poderosos de la historia de Roma, cuya historia continúa con su siguiente y por el momento última novela, publicada en 2020, Y Julia retó a los dioses.

Todas sus novelas tienen el honor de permanecen entre las más vendidas, además de  ser traducidas a numerosos idiomas.

También ha escrito ensayos de divulgación sobre la historia de la literatura, como La noche en que Frankenstein leyó el Quijote  (2012), La sangre de los libros (2014) y El séptimo círculo del infierno (2017), en los que reivindica a sus autores favoritos y nos contagia su amor a los libros.

En cuanto a los premios literarios, además del ya citado planeta, atesora los siguientes galardones: Premio Mejor Novela Histórica Hislibris (2009), Premio de las Letras Valencianas (2010), Premio de la Novela Histórica de Cartagena (2010), Premio de las Letras “Continuará” (2012) y Premio Internacional de Novela Histórica Barcino (2014).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: