MARÍA DE CASTILLA

@labibliotecadeAndreu

La reseña que os traigo hoy corresponde a una colaboración con Altera Ediciones, a la que agradezco el envío del libro. Se trata de María de Castilla, una novela histórica de Javier Mas, con la siguiente sinopsis: “María de Castilla es uno de los personajes más rotundos y, al mismo tiempo, más olvidados de la Historia de España. Soportó, en solitario, todo el peso de la Corona de Aragón y sentó las bases definitivas para su unión con la pujante Castilla. Su gobierno heredó al último de los papas de Aviñón: el Papa Luna (Benedicto XIII), lo que llevó a liderar un guerra feroz contra Roma. Una pugna olvidada en la que dos reliquias -las más importantes de la cristiandad- se convierten en protagonistas de asesinatos, guerras, espionaje y amor mientras Europa deja atrás la Edad Media. Un thriller trepidante en el que María de Trastámara tiene como aliados a los herederos de los Templarios y a la Orden de la Luna. Un secreto que el papa de Roma tratará de ocultar mientras la supremacía de Occidente se encuentre en juego.”

¿Qué me ha parecido el libro?

En esta novela histórica conocemos, un poco, la vida de María de Castilla reina de Aragón, en una época dominada por hombres, en la que a ella le tocó gobernar el reino de Aragón, mientras su marido estaba más preocupado por los reinos del mediterráneo. Situación muy parecida a la que unos años antes protagonizaron Pedro y Constanta, que tan bien está narrada en la Reina Sola de Jorge Molist.

Intrigas, traiciones, ambiciones, pero también amor es lo que nos encontramos en este pedazo de la historia de Aragón, para mi muy desconocida, pero dónde también tienen cabida Castilla, Navarra, Nápoles, Roma, Borgoña, …

Descrita con una prosa sencilla y de una forma muy bien estructurada, con unos personajes con mucha personalidad, nos presenta hechos reales de la vida de Maria, rodeándolos de una intriga en la que intervienen todos los que fueron algo en esa época: templarios, los papas de Aviñón, los papas de Roma, los Luna, los Borja, los Trastámaras,…

María de Castilla, una mujer extraordinaria que tuvo una gran personalidad, lo que le permitió mediar entre las dos grandes potencias de la época, Aragón y Castilla, poniendo las bases para la futura unificación de ambos reinos.

Entretiene mientras aprendes algo de historia, que más se puede pedir

Cosas que me gustan del libro

  • Capítulos cortos que mantienen el interés del relato.
  • Describen una parte de la historia poco conocida y muy interesante

Cosas que no me gustan tanto

  • El final de la intriga me ha dejado un poco frio

Frases para recordar:

  • En cualquier reunión debes mostrarte fuerte, en todo momento, desde esa posición estás a tiempo de retroceder, pero desde la debilidad, nunca.
  • No sé si estoy preparada, aunque desearía estarlo.
  • Me entristece con amargura la ausencia de los catalanes, nunca están cuando se les necesita.
  • No pienses ni por un instante que por mucho que me rechaces voy a dejar de pensar en ti. Puedes escuchar a tu corazón, pero no evitarás que te ame.
  • Ya no podemos valorar en condicional algo que ha pasado. Miremos hacia delante, que parece que el futuro se complica por momentos.
  • El futuro siempre es presente. Hay que saber manejarlo para que el presente sea también futuro.
  • El gobierno y la fe no deberían ir de la mano, aunque creo que en los tiempos que corren es la tónica habitual.

Sobre el autor:

Javier Más es Doctor en Historia Contemporánea y Académico de la Real Academia de Cultura Valenciana. Además, ha ejercido su labor docente en diversas universidades como Jaume I de Castelló, Cardenal Herrera de Valencia, CEU San Pablo de Madrid y Universidad de Bucarest. En la actualidad es profesor de Máster en la Universidad Católica de Valencia. Más es autor de numerosos ensayos de historia y ha publicado varias novelas de perfil histórico. Nacido en 1971 y residente en Castellón, Javier Mas compatibiliza su trabajo entre Valencia y Madrid.

@lalibreriadeAndreu

Resumen del libro (contiene spoilers, si lo lees, atente a las consecuencias)

Rodrigo, el sobrino de Benedicto XIII, intenta dar caza al arzobispo de Pisa, que ha intentado envenenar a su tío por orden del Papa Martín V. Se le escapa por poco aunque promete que se vengará y le matará antes que muera su viejo tío

María de Castilla recibe carta de su hermano Juan, en ella le comunica que su ama ha muerto. María no entiende por qué no conocía de su enfermedad y porqué ha sido enterrada tan rápidamente.

El Papa Martín ha encargado, a un orfebre que tiene retenido, la confección de 12 medallas, si no las acaba rápidamente pagará con su vida

Mientras en Castilla la disputa entre Álvaro Luna y Enrique de Trastámara para obtener el favor de Juan II pone en peligro el reino, en Peñíscola muere el Papa Luna Benedicto XIII y en Roma el Papa Martín V continua con los planes para incrementar su poder terrenal.

Alfonso regresa de Napoles, se encuentra un reino casi en pie de guerra contra Castilla. Su ilusión de unir los dos grandes reinos se está desmoronando. Castilla, Francia y el papado tienen puestas sus miras en el Reino de Aragón. Además allí están dos de las reliquias más importantes, el Santo Grial y la tiara de San Silvestre.

Rodrigo, le explica a que sus espías en Etiopía le han confirmado la existencia del “libro de la Gloria de los Reyes de Etiopía”, llave para el “Liber Censuum”, el rey lo quiere a toda costa.

Mientras tanto en Castilla, el condestable don Alvaro de Luna, primo de Rodrigo, incita al Rey para ir a la guerra contra Aragon, con el apoyo de Francia y Roma. En Xativa, para reforzar las relaciones con la familia Borja, la reina Maria, Juan de Boja  y Rodrigo de Luna se reúnen para iniciar unas obras en un castillo de los Borja con la financiación real. La reina está muy preocupada por la posible guerra con Castilla y por las monedas de Martin V

El embajador del reino cristiano de Etiopía llega a Valencia a pedir ayuda al rey Alfonso, a cambio de su ayuda le regala una copia del libro de la gloria de los Reyes de Etiopía. El rey envía una embajada para valorar el avance musulman en la zona.

El antiguo plan templario para unificar ambos reinos en una sola corona, bajo tutela de los Trastámara, vivía momentos de incertidumbre. Maria había asumido el papel de negociadora entre su hermano Juan II de Castilla y su marido Alfonso V de Aragón.

Rodrigo junto con Jean Carrier, uno de los fieles seguidores del Papa Benedicto XIII, han logrado crear una orden de caballeros, la orden de la luna, la mantienen oculta a los ojos de todo el mundo, no quieren que se conozca su poder, especialmente el papa Martin V. Juana de arco les ha pedido su ayuda y ellos se la van a dar.

María se va a Toledo para entrevistarse con el legado papal, y a honrar la memoria de su madre enterrada en esta ciudad. Encuentra una carta escrita por su madre en la que le ruega que mantenga la paz con su hermano Juan II, muy influenciado  por los grandes de Castilla, por Francia y por Roma. En la entrevista con el legado papal éste le pone como condiciones para la paz la entrega de la tiara y el desmantelamiento total de los restos de los templarios.

Diciembre de 1428 unos enviados del Papa Martín V entran en el palacio de Clemente VIII, el último de los papas de Aviñón, para robarle la tiara de San Silvestre.

La reina María tiene una entrevista con el capitán Rodrigo, Leonor su camarera desearía que ambos congeniarán más, que tuvieran una amistad más íntima, cosa que a ellos dos tampoco les desagradaría, pero son conscientes de la dificultad de mantener oculta una relación así, por lo que solamente hablan del reino aunque su cabeza esté pensando en otras cosas.

Los infantes de Aragón, Enrique y Juan, mantienen una reunión secreta con los emisarios de Álvaro de Luna, de nuevo condestable de Castilla. A la reunión asisten el maestre de la orden de Santiago y el conde de Foix. Las rencillas personales entre los asistentes entre los asistentes impiden que esta llegue a buen puerto. La guerra entre Castilla y Aragón está cada vez más cerca y el gran beneficiado, en caso de producirse, será Francia.

El jefe de la guardia personal del papa, y capitán de los iluminados, yace inmóvil en el suelo, muerto, lo ha matado el propio Papa al descubrir que la tiara de San Silvestre, que le robaron a Clemente VIII, no es la auténtica, es solamente una burda copia. Manda al resto de los soldados a buscar la verdadera tiara y el manuscrito de Benedicto XIII. Les amenaza con perder su vida si no vuelven con los dos objetos.

Todos están moviendo sus piezas, por un lado Juan II confía que el Papa Martin ataque Nápoles, lo que obligaría a Alfonso a dividir sus tropas, en el otro bando Alfonso de Borja, canciller de la corona de Aragón, ha convencido a Clemente VIII para que abdique como Papa para finalizar el cisma, con la eliminación del papado de Aviñón y la entrega de la tiara, esperan aplacar los ánimos de Martin V.

Alfonso se ha puesto en marcha al frente de su ejército, cuenta con la ayuda de su hermano Enrique rey de Navarra. Su cuñado, y primo, Juan, rey de Castilla también se prepara, ha hecho confiscar títulos y propiedades de los Infantes de Aragón, hecho que no facilita la paz. Trastámara contra Trastámara, dispuestos a luchar por la hegemonía política.

Mientras tanto, en el palacio de Letran, piensan que las fuerzas combinadas de Juan, de Carlos (rey francés), de Segismundo (emperador) y de Martin V (papa) han de ser suficientes para derrotar a Alfonso.

Cuando la batalla está a punto de iniciarse, Maria, se planta en medio de los dos ejércitos, primero habla con su esposo Alfonso y después con su hermano Juan,  les convence para que negocien una tregua. La guerra solo debilitaría a los dos bandos y beneficiaría a la corona francesa y al papado. Los damnificados de la tregua serán los infantes de Aragón, que momentáneamente, perderán tierras y privilegios.

Clemente VIII renuncia a su papado, finaliza el cisma de occidente, Clemente le entrega la tiara de San Silvestre a Martin V, y este le permite ejercer como obispo. También se compromete a no intervenir en el reino de Nápoles, que continuará bajo el poder de Alfonso. En realidad todo es una representación para el público, en privado ambos bandos saben que la lucha va a continuar.

El cardenal Jean Carrie va a Foix para convencer al sustituto del Papa Luna que renuncie al papado de Aviñón y así poder colocar a alguien más acorde con sus intereses, ya que el candidato es fiel al Conde de Foix y por ende al rey francés.  Cuando lleva allí dos días es detenido y encarcelado por el conde, antes ha podido enviar una carta a Rodrigo de Luna para que se haga cargo de la Orden de la Luna. El conde lo quiere matar, pero el Papa lo quiere vivo.

Cuando Alfonso se entera de que el rey Juan ha confiscado las tierras de sus hermanos se ofusca y quiere declarar la guerra otra vez, pero María le calma y le convence que lo mejor es llevar la guerra a Nápoles así Francia mirará hacia la zona italiana y dejará en segundo término sus intereses en Castilla.

Ricardo recibe dos cartas, una de Carrier y una del cardenal Farald, debe de convocar un cónclave para nombrar al sucesor de Benedicto XIII.

Catalina tiene una entrevista con Maria, le cuenta que su marido Enrique está dispuesto a emprender una guerra en solitario contra Castilla, para recuperar sus privilegios. Maria le conmina a que convenza a Enrique de que desista, ahora no es el momento, tienen que estar preparados para los movimientos que hagan el papa y el rey Francés.

Mientras tanto el rey está de visita al monasterio de Valldigna, el monje que está estudiando los manuscritos parece que ha encontrado una relación entre ellos, todavía no es suficiente para descubrir el secreto, pero sin duda, están más cerca.

Rodrigo y Maria tienen un encuentro más para hablar de los temas de la regencia, pero en el sucede lo que han estado esperando y deseando desde hace mucho tiempo.

El monje que estudia los manuscritos se da cuenta que San Silvestre, el creador de la tiara es del siglo IV, de la época en que desapareció el culto al dios Mitra, y que Mitra llevaba un gorro frígio muy parecido a la tiara. Está convencido que esto es una pista.

Los trainers, caballeros de la orden de la Luna, están preparando un plan para robar la tiara del palacio de Letran, sede del papa Martin V en Roma. Quieren el poder que confiere la tiara a su poseedor y la clave para descifrar los manuscritos. Saben que la aventura es muy peligrosa.

Maria está en Barcelona, su marido a convocado las cortes para recaudar más impuestos que le permitan ir a Nápoles, no lo va a tener fácil. Mientras tanto, Rodrigo y seis escogidos han ido a Roma para robar la reliquia, allí tienen personal infiltrado en los palacios del papa, que les ayudan a preparar el golpe. Mientras están robando la tiara, un soldado les sorprende, para que la aventura tenga éxito uno de los trainers se tiene que sacrificar, el resto puede escapar con la joya. El mismo papa tortura al soldado hasta que confiesa para quien trabaja,

Rodrigo ya ha vuelto de Roma, va al monasterio de Valldigna para dejar la tiara al monje y que este pueda encontrar la clave para descifrar los manuscritos, con la tiara deja dos trainers para que la vigilen, no se fía de abad del monasterio. Maria le pide a su doncella Leonor, que organice un encuentro privado con Rodrigo.

Algunos condes catalanes están contra la corona. El conde de Prades se ha pasado al bando de los Iluminados, cuando la reina lo hace llamar y le pide que deponga su postura, él prefiere suicidarse antes que renunciar a sus ideas. Antes de morir le lanza una de las monedas de Martin a la reina.

Unas semanas después del robo de la tiara, Martin V muere, su familia consigue que Eugenio IV, uno de sus más fieles seguidores, sea el siguiente papa, manteniendo la alianza con la corona francesa y el emperador.  Una año después de su coronación ordena matar a Carrier que todavía estaba preso en el castillo de Foix.

Maria hace descifrar la moneda que le tiró el conde de Padres, para el fraile la simbología es clara, por un lado la imagen de Santiago llama a la guerra, y por otro las citas bíblicas hacen referencia a la desobediencia y al castigo.

El fraile que estudia los manuscritos y la tiara cree que ha encontrado el mensaje escondido, escribe una carta y la entrega al trainer, junto con la tiara y los manuscritos, le pode que la defienda con su vida y que solo se la entregue a Rodrigo.

Mientras el rey Alfonso continúa preparando su campaña de Nápoles, la reina convoca a los nobles fuertes de Valencia, les explica el significado de la medalla, deciden no empezar una guerra directa contra el papado, en su lugar intentarán infiltrar a un miembro de la familia Borja en la curia, para que vele por sus intereses.

El papa Eugenio quiere empezar la guerra contra Aragón, pero el embajador francés le convence de que todavía no es el momento, que el primer paso tiene que ser Nápoles. El papa exige que se envíen hombres a Valencia para recuperar la tiara. Mientras la tiara, los manuscritos y la carta llegan a manos de Rodrigo, que tiene que releer la carta un par de veces para entender su contenido.

De camino a Francia Rodrigo pasa por Zaragoza para ver a Maria, paradójicamente es en el territorio francés dónde esconderá la tiara para que ni el rey de Francia ni el papa la encuentren nunca.

Alfonso está en Palermo, ha abandonado la península con la intención de no regresar, está cansado de los desplantes catalanes y aragoneses, y de las amenazas castellanas, solo se siente bien en Valencia. Se ha llevado con él a sus hermanos, los infantes de Aragón, para rebajar la tensión con Castilla. Van a iniciar el asalto de la isla de Djerba, si la conquistan, Nápoles caerá.

Rodrigo consigue dejar la tiara en una cueva que esconde una sala custodiada por unos monjes de la orden de la Luna, aunque casi a fallecido en el intento, solo han quedado dos de los trainers que iniciaron el viaje, han sido perseguidos y atacados por los milicianos del conde de Foix.

La orden de la Luna se va infiltrando en la curia romana, hasta que dos años después, en el Concilio de Basilea, son más fuertes que los Iluminados, tanto que Eugenio se tiene que ir de Roma a escondidas, se refugia en Florencia.

En la carta que el monje envió a Rodrigo, este le cuenta que ha descubierto la clave, y esta no es otra que la demostración de que los Luna son los herederos de Santiago el menor, el hermano de Jesús, por lo que, en ellos debería recaer el mando supremo de la iglesia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: